viernes, 14 de diciembre de 2007

Detenidos cuando ponían bomba

Agentes de la Guardia Civil detienen poco antes de la 1 de la madrugada a dos jóvenes (José Manuel Sánchez Gorgas, 19 años, y Santiago Vigo Domínguez, 18 años) que se encontraban dentro de un coche en Portosín, en el término de Puerto del Son (La Coruña), cuando al parecer iban a colocar un artefacto explosivo en una caseta de la inmobiliaria Promar. En el maletero del coche se encontró la bomba preparada ( compuesto por un dispositivo de iniciación piroténico, ocho cargas con unos 580 gramos de pólvora, cinco aerosoles de gas butano y 384 gramos de metralla ) y un cartel de 'perigo bomba'.
Horas más tarde, se detuvo en Santiago de Compostela al propietario del vehículo, Adrián Ponte Sande, de 20 años. Fue puesto en libertad bajo fianza.
Al día siguiente, se registraron otros domicilios en los que la Guardia Civil intervino material informático y documentos relacionados con el entorno radical independentista.
Un hermano de Santiago Vigo protagonizó en 2006 un extraño incidente al presentarse en un hospital con un tiro en la pierna.

Con fecha 10 mayo 2010, el Tribunal Supremo aumentó (recurso casación) a cuatro años de prisión la condena de un año impuesta por la Audiencia Nacional a José Manuel Sánchez Gorgas y Santiago Vigo Domínguez. Esa sentencia además reconoce la tenencia de materiales explosivos, para utilizarlos en una campaña llevada a cabo por la organización "Resistencia Gallega", cuya finalidad era la alterar el orden y la paz pública (STS 2494/2010, número de recurso 2533/2009).

En diciembre de 2012 fueron puestos en libertad definitiva.

En septiembre de 2013 fue juzgado Eduardo Vigo, ya que la Fiscalía le acusó de intervenir en la confección de la bomba ya que según un informe policial sus huellas aparecieron en un guante incautado en el coche en el que iban su hermano y Sánchez Gorgas. El acusado reconoció que los guantes con sus huellas eran de su propiedad y precisó que los utilizaba para colocar radiadores. En su vivienda se localizó el ticket de compra. 

jueves, 6 de diciembre de 2007

Incidentes en Vigo

Cuatro jóvenes militantes del grupo independentista NOS-Unidade Popular son detenidos en Vigo acusados de quemar una figura del rey Juan Carlos tras una manifestación por la autodeterminación y contra la Constitución española. Los arrestados, de entre 19 y 31 años, quedaron en libertad bajo la imputación de injurias a la Corona, un delito que es competencia de la Audiencia Nacional. 
Tras la manifestación -convocada por Causa Galiza- se leyó un manifiesto y se procedió a cantar el himno gallego. Fue en ese momento cuando se sacó la figura del Rey vestido de militar, que estaba embalada en una caja que había sido transportada durante la marcha. Varias personas que cubrieron su rostro prendieron fuego a la figura tras rociarla con un líquido inflamable.
Santiago Mendes Rodrígues, Crístofer Machado Ibañez, Carlos Pena Neto y Alexandre Bolívar Esteves, fueron detenidos poco más tarde acusados de estos hechos, si bien fueron puestos en libertad horas después.
En febrero de 2009, el juez Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, condenó a una multa de 2.700 y 1.800 euros a Alejandro Bolívar y a Santiago Méndez. El magistrado, tal y como le solicitó el fiscal en el juicio, tuvo en cuenta en esta sentencia la situación de paro de los dos acusados.