miércoles, 30 de noviembre de 2011

Detención de independentistas

Operación del Cuerpo Nacional de Policía contra independentistas violentos gallegos. Durante la operación se encontraron cuatro objetos explosivos en poder de los detenidos; tres de ellos, con un peso aproximado de 5,8 kilos, estaban en poder de Eduardo Vigo Domínguez, de 26 años y detenido en Padrón, en el peaje de la autopista del Atlántico (AP-9) entre Vigo y A Coruña. 
Explosivos que portaba Eduardo Vigo Domínguez en el momento de su detención.

En Vigo fueron detenidas Jessica Rodríguez Rodríguez, de 26 años; Catalina Alonso Rodríguez, de 34 y Roberto Rodríguez Fiallega, de 33 años. En el domicilio de éste último se encontró una olla a presión con 3,2 kilos de cloratita mezclada con pólvora.

También se procedió al registro del local social A Revolta en Vigo y el local de la asociación independentista Arredista, situada en el centro de Santiago.

Rodríguez Fiallega ya estuvo en prisión al ser condenado por tenencia de explosivos y por planear un ataque contra un autobús de la peña madridista Ultra Sur en Vigo en 2001. Por su parte, Vigo, que en 2008 fue relacionado con un zulo con material explosivo y dos años antes fue atendido de una herida de bala, es hermano de otro joven –Santiago– que está en prisión desde 2007, cuando pretendía atentar contra una empresa inmobiliaria en Portosín.

El día 3 de diciembre, agentes del policía detuvieron a otros dos independentistas en LugoAntón Santos Pérez, de 32 años y María Osorio López, de 25.  Ambos compartían domicilio. La policía cree que preparaban atentados en La Coruña.
Jessica y Catalina no fueron procesadas y quedaron en libertad.
Explosivo hallado en el domicilio de Roberto Rodríguez Fiallega tras su detención

En marzo de 2012, los cuatro miembros de Resistencia Galega que supuestamente planeaban atentar el 6 de diciembre (Día de la Constitución) contra "objetivos españolistas" fueron procesados por los delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia y transporte de explosivos y falsedad documental.
Además se  dicta una orden de busca y captura nacional y europea contra Antón García Matos y Asunción Losada Camba, a los que considera máximos dirigentes de la organización. 
Santos sería, afirma el juez, fundador y militante del grupo desaparecido hasta su desarticulación en 1993 y de su sucesora la Asamblea da Mocidade Independentista. 

La organización tiene su origen, según el auto de procesamiento, en el grupo terrorista extinto Exército Guerrilleiro do Povo Galego Ceive y se ramifica en una estructura ilegal, que incluye tanto el nivel operativo como ideológico y es la responsable de los actos, y otra legal, con organizaciones que dinamizan la estrategia del aparato clandestino, entre las que figuran AMI, Ceivar, Espacio Irmandinho o AMAL.

Según el escrito de acusación del fiscal (conocido en marzo de 2013), a las 08.15 horas del 30 de noviembre de 2011, Rodríguez Fiallega acordó una reunión con Vigo en la confluencia de la calle Islas Canarias con la Gran Vía de Vigo para entregarle tres termos metálicos de unos 25 centímetros de altura y 12,5 de diámetro en cuyo interior había 2.394, 1.744 y 1.860 gramos de explosivo, respectivamente.
Tras recoger los artefactos, Vigo Domínguez emprendió un viaje en coche aunque fue interceptado por la policía sobre las 9.15 horas en el peaje de la autovía AP-9, en la localidad de Teo, perteneciente a Santiago de Compostela.
A otros dos acusados (Antón Santos Pérez y María Osorio López) se les incautaron sendos ordenadores en los que guardaban fotografías de acciones violentas reivindicadas por el entorno independentista de Galicia, así como textos relacionados con la organización AMI.

El 12 de septiembre se dió a conocer la sentencia por la cual Eduardo Vigo y Roberto Domínguez fueron condenados a 18 años cada uno por participación en organización terrorista, tenencia de explosivos con fines terroristas y falsificación de documentos oficiales con fines terroristas. Antón Santos y María Osorio fueron condenados a diez años por los mismos delitos salvo el de tenencia de explosivos.
Los tres magistrados de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia consideran probado que Domínguez y Vigo se reunieron el día en que fueron detenidos y que el primero entregó al segundo tres termos con explosivos que habrían "puesto en peligro la vida e integridad de las personas".
En sus domicilios se encontraron una olla con 3,2 kilos de sustancias explosivas, documentación relacionada con el independentismo radical, así como documentación falsa, listas de posibles objetivos y un manual sobre técnicas de interrogatorio de la CIA, entre otros.
El material explosivo incautado se parece al utilizado en otros artefactos explosionados o desactivados, según los análisis de los peritos incluido en la sentencia.
Santos y Osorio, detenidos poco después, formaban parte de la estructura del independentismo radical violento y realizaron diversas labores de apoyo, según los jueces, como la captación de "nuevos combatientes".


No hay comentarios:

Publicar un comentario